No solo Modelismo Naval. La Historia tambien cuenta

Bienvenido a mi blog.
Aqui comentaré los trabajos de MN que efectúe de ahora en adelante y sobre los modelos que he construido anteriormente.

La Historia del mar y la navegación, tienen aquí su espacio.

Puedes opinar sobre lo que encuentres en este blog, sobre los modelos y los articulos que se publiquen.

viernes, 26 de abril de 2013

El Maestro D. José Rodriguez


El Maestro José Rodríguez


Es complicado ser agradecido sin caer en el exceso de elogios o halagos, podrian parecer  una desmesura,  por lo tanto incomprendida, hacia alguien que, por su talante, disposición, compañerismo, o cualquier otra virtud de generosidad, muestra su conocimiento sin reservas de ninguna clase  a quien tercia presentarse oportunamente en su hábitat tan solo con su capacidad de aprendizaje a pleno rendimiento.
Recientemente un grupo de modelistas de la Liga Naval hicimos una visita al maestro D. José Rodríguez en su taller en la ciudad de A Coruña, con la intención de compartir unas horas intercambiando conocimientos sobre nuestra afición, y efectivamente eso hicimos, pero al final tuvimos la sensación que el conocimiento fue solo en una única dirección,  José Rodríguez nos abrumó con casi todo.

Es necesario indicar que prácticamente el 99% de su maquinaria es producto de material reciclado de distintas procedencias. Motores de lavadora, friega platos, de los elevalunas de los coches, un sinfín de cosas extraídas de desguaces, y chatarrerías, como los elementos pertenecientes a una ciclostatic de la cual ha sacado provecho del cuadro y los tambores. No falta ningún tipo de herramienta posible que sea utilizada por él para construir cualquier pieza que necesita en un momento dado. Nos quedó clrisimo que si no tiene un útil para fabricar no sé que pieza, él lo inventa con unas pocas maderas ó metales con un resultado de la mayor eficiencia.

Si una sierra se le mella la repara, si se le estropea cualquier motor lo bobina personalmente, es un concesionario de sí mismo, fabrica, emplea y repara cualquier cosa que halla inventado. A cada problema le pone una solución que desarrolla el mismo.
Todo lo que puede enseñar nos lo muestra, definiendo la idea y la función de cada cosa con una claridad meridiana y de muy fácil comprensión, que, hasta a mí, negado para la mecánica, me resultaba extraordinariamente claro.

La particularidad mas notable de éste maestro del modelismo, aparte sus sobradas cualidades técnicas, es la generosidad y sencillez, verdaderamente impresionante, con la que trata a las personas que nos acercamos a él. Su taller está siempre abierto y su predisposición es indudable que también.
Como ha expresado un colega en el foro (contramaestre)  de alli salimos con la cabeza llena de ideas, y la tremenda facilidad con la que resuelve todos los problemas que solemos tener, que evidentemente no atinamos a resolverlos, José lo hace con una facilidad pasmosa.
Capitulo herramientas, salvando las comunes, martillos, alicates, etc, él apaña algún alicate de pinza redonda afinando la puntera para tener un diámetro menor, las pinzas corrientes de depilar, o sanitarias les acopla un tornillo y adecúa las puntas para poder mantener la presa de lo que precise manipular, se fabrica las gubias con restos de metal de sierras de carpintería.
Algo que verdaderamente nos sorprendió fue la sierra de vaivén, máquina construida por él de lo que solo el motor no lo construyó él, las dos sierras de cinta, la mas grande emplea el bastidor de la ciclostatic como bastidor de la sierra.


La máquina de colchar, un auténtico prodigio, la tiene acoplada en los dos extremos del taller, pudiendo colchar hasta diez metros de una sola vez, independientemente del grosor, tres pequeños motores que ruedan sincronizados en un extremo y un cuarto que rota acompañando en el otro extremo, nos hizo una demostración in situ.
El copiador, la sierra circular, la regruesadora, la lijadora, etc, etc, elaboradas con motores reciclados de distintas clases según la necesidad. Dispone de un transformador de corriente, elaborado por el mismo, en la que tiene salidas de distintas intensidades para cada motor. Una actitud que me pareció estupenda, por la seguridad, es que solo tiene un cable de alimentación, que va cambiando de motor en motor, así evita tener demasiados cables encima de la mesa y al mismo tiempo los que tiene al uso en la mesa están desconectados y los conecta según los va necesitando.

El Galeón de la Batalla de Rande, prácticamente concluido, nos permitió apreciar la calidad del acabado, la fineza del trabajo de la madera, la construcción de ventanas, escaleras, motones, cordelería, en fin, un trabajo excelente obra de un maestro.

Fue todo muy compendiado  con satisfacción y la sensación de que un día solo se queda escaso, circunstancia que también es positiva y es motivación para volver algún día, mas adelante.
Mi mas sincero agradecimiento por todo lo que he y hemos aprendido.

Un saludo muy afectuoso Maestro.
Publicar un comentario