No solo Modelismo Naval. La Historia tambien cuenta

Bienvenido a mi blog.
Aqui comentaré los trabajos de MN que efectúe de ahora en adelante y sobre los modelos que he construido anteriormente.

La Historia del mar y la navegación, tienen aquí su espacio.

Puedes opinar sobre lo que encuentres en este blog, sobre los modelos y los articulos que se publiquen.

sábado, 29 de enero de 2011

Colon era Pontevedrés


Con la idea de obtener información y planos mas o menos fiables de la Nao S.Mª, para construirla a escala, me dediqué a dar palos de ciego en internet de aquí allá. En ese ir y venir me encuentro en el buscador “Colón Gallego”, ciertamente me sorprendió muchísimo, al fin y al cabo nos enseñaron que era Genovés, y ésta referencia a la tierra de mi infancia me dejó perplejo.

Enseguida piqué el pié del buscador, apareciendo en la pantalla una pagina Web denominada Wikicolon, ordenada como un libro, la página de inicio muestra un guión detallado del contenido, prosiguiendo con los distintos capítulos en el orden enumerado.

Con la avidez que la curiosidad generaba, fui leyendo, o devorando, uno a uno todos los episodios allí redactados por el autor de la página, dando referencias de los autores y autoridades intelectuales que intervinieron en una investigación histórica que tanta sorpresa y zozobra me causó en aquel momento.

Después de varios días de lectura y relectura, tuve el convencimiento de que aquello tenía mas solidez que todos los planteamientos hasta la fecha se habían inventado.

Fue así como conocí los trabajos de D.Celso Gª de la Riega, ilustre pontevedrés, primer ponente de la tesis sobre el origen gallego del Almirante en 1898, a D.Prudencio Otero Sanchez, gran defensor de dicha tesis de principios del S.XX, presidiendo la comisión pontevedresa Pro Patria de Colón, y ponente de la misma ante la Real Academia de la Historia. A D.Enrique Zas, historiador residente en Cuba, quien, ante el aluvión de informaciones de las cartas y diarios de C.Colón, se tornó un gran defensor de la Teoría, y por último a D.Alfonso Philippot Abeledo, marino mercante, que ha publicado un libro digno de una tesis doctoral, con un planteamiento totalmente novedoso, que ha enriquecido la tesis de forma extraordinaria.Estos, y otros a los que se mencionará oportunamente, son los responsables de éste trabajo.

Quiero dejar claro que solo soy el mensajero del trabajo de éstas propuestas, mi exposición es solo la de un comunicador, todo lo escrito en éstas paginas es fruto del estudio de dichos autores, no he descubierto nada, ni he investigado nuevos conceptos o ideas que aportar al tema. Lo único que he descubierto es, que, unos hombres sabios, estudiosos, trabajadores y honestos me han aportado un conocimiento a la historia, de indudable valor para la Historia.

Durante los cinco siglos siguientes a la muerte de Cristóbal Colón, se han conocido todo tipo de teorías, algunas sensatas aquellas que se basaron en alguna documentación, otras han sido de lo mas ingeniosas y creativas, otras extraordinariamente peregrinas.

Considerando aquellas mas sensatas por razonables en sus premisas, quedan colgadas por fallar en lo mas elemental de una teoría histórica, que es la base documental que la sostenga, bien es cierto que, el mismo Colón sembró unas cuantas dudas sobre su pasado anterior a su arribada a Portugal, con la declaración aquella en la institución del Mayorazgo “de ella salí, y en ella nací” en referencia a Génova, dejó un halo de misterio mayor de lo que aparenta. Colón nunca se ocupó de tener un arraigo en dicha ciudad, intentó generarlo encargando a su hijo Diego de ello, pero nunca se llevó a efecto. Esta expresión coloniana tiene más aspecto de formula de compromiso que de sincera expresión de la verdad, como ya manifestó D.Celso Garcia de la Riega en su tesis, publicada en 1914 con el título “Colón Español”, al que haremos continuas referencias, al ser el primero de los autores en proponer la tesis de Colón Gallego, utilizando para ello documentos procedentes del S.XV, que sobrevivieron todo este tiempo en legajos de cuantiosos oficios, memorias y contratos de distinto contenido,en los que se hace palpable el hecho que el apellido Colón existía ampliamente en Pontevedra en aquellos tiempos.

Hay una casa en Porto Santo (Poio) a la que tratan los lugareños como “a casa donde naceu o que descubriu as indias” Hoy en dia convertida en museo, la llamada casa “da Crus”, en referencia a un cruceiro que existe en el mismo lugar desde hace mucho tiempo, tenía este cruceiro una leyenda en el pedestal que decía “Juan de Colon” ésta fue borrada a martillazos a principio del S.XX, por alguien que yacerá en los infiernos por semejante afrenta.

De la Riega fue vilmente vituperado, y su teoría cayó en base a descalificaciones personales, tachándole de falsario y embaucador, todo ello llevado a cavo por sus enemigos, inmediatamente después de su muerte, intelectuales, si es que se puede llamar intelectual aquien emplea la descalificación personal para desmontar un estudio serio y concienzudo de este tema en cuestión, cuando acaba de ser enterrado su autor.

En los anales de la historia pocos personajes tienen un halo de misterio como Cristóbal Colón, en referencia a su pasado anterior a 1484- 85, y lo que se conoce no está claro del todo. A finales del S.XIX , con ocasión del 4º centenario, estudios de investigación históricos efectuados con carácter formal e institucional, por historiadores de ese tiempo y con la informacion disponible en ese momento, marcan una dirección en base a lo escrito por el Almirante en el testamento de 1498, testamento que se sabe de forma fehaciente que es una copia modificada del testamento real de Colón, emitido en 1502, con intereses muy particulares e interesados en un litigio de los descendientes del Almirante. Colón nunca mencionó ese testamento, en 1498 escribió a los Reyes Católicos pidiendo autorización para instituir Mayorazgo, pero no procedió a ello hasta 1502. Y todo el mundo mira hacia la ciudad italiana, lugar afortunado por las palabras de Colón, conjeturas y axiomas planteados a partir de entonces, donde todos aceptan que vivió como lanero hasta los veinticinco años, son los mensajes preponderantes. Hoy ya pugnan por ser la patria del descubridor varias ciudades del Mediterráneo con planteamientos mas o menos imaginativos, algunos de ellos bastante ridículos.

La teoria planteada en este trabajo no es uno más, no teorizamos con axiomas, no hacemos conjeturas mas o menos afortunadas, y no hacemos uso libre de la imaginación para plantear una teoría rebuscada o digna de una novela de aventuras. Todos los argumentos y hechos que se exponen aquí tienen la solidez que prestan unos documentos históricos fehacientemente contrastados y sin sombra de duda sobre su autenticidad.

La investigación comienza con D.Celsa Gª de la Riega, en 1892, como ya hemos expresado, intervienen en esa investigación D.Casto Sampedro, Castiñeiras, Prudencio Otero y Enrique Zas. La desacreditación posterior efectuada por la real Academia de la Historia durante los años veinte de la teoría, de mano de Altoaguirre dió con ella en el olvido, hasta 1940 en que Dª Emilia Rodriguez Solano, rehabilitó el buen nombre de D.Celso, pero el daño estaba hecho, ya desacreditada la teoría, es mas costoso levantarla, que construir una nueva.

En 1991 aparece un nuevo investigador que no solo mantiene la teoría, sino que la enriquece con una aportación nueva que da respuesta a muchas de las incógnitas que sobre Colón existían, gracias a las investigaciones de D.Alfonso Philipott Aveledo, muchos de esos enigmas, dejan de serlo, Cristóbal Colón era en realidad un noble gallego considerado héroe de las guerras Irmandiñas.

Como dice D.Prudencio Otero en su libro “ todo fue español en aquella magna empresa, pues hasta el mismo Colón, que como extranjero se había presentado en Castilla, como natural de estos reinos se consideraba, hasta tal punto que, aparte del latín que empleó en algunas ocasiones, en castellano habló y escribió también”.

D.Prudencio, dice en otro de sus pasajes “ en el Colón español, todo se presenta lógico, natural, y perfectamente concorde con sus declaraciones, con sus hechos, con su apellido y hasta con su idioma”.

Todos los argumentos que se exponen a continuación solo pueden llegar a una conclusión firme: Colón era Español, Gallego y de Pontevedra, su lugar de nacimiento Portosanto.

Publicar un comentario