No solo Modelismo Naval. La Historia tambien cuenta

Bienvenido a mi blog.
Aqui comentaré los trabajos de MN que efectúe de ahora en adelante y sobre los modelos que he construido anteriormente.

La Historia del mar y la navegación, tienen aquí su espacio.

Puedes opinar sobre lo que encuentres en este blog, sobre los modelos y los articulos que se publiquen.

miércoles, 4 de febrero de 2009


Vuelta a empezar

La Nao Santa Maria ha presentado una serie de dificultades técnicas para mi desconocidas hasta hace poco tiempo. El enfrascarme en la construcción de cuadernas simples con claras entre los elementos de las mismas, varengas y genoles, ha representado todo un reto. Si bien al principio parecía que todo estaba saliendo al menos correctamente, en un momento determinado, me doy cuenta que el trabajo no está resultando lo que esperaba y, aunque sigo adelante, aquello no cuaja según mis expectativas.

Después de una profunda reflexión sobre lo conseguido, decido meter en el chimenea todo lo hecho hasta ahora. Por varias razones, muy diversas entre sí, creo que lo mejor ha sido esta decisión, y comenzar de nuevo con argumentos algo mas consolidados.

Puede que el trabajo parezca el mismo, pero no lo es, para empezar he cambiado de materiales y de táctica técnica, me explico: La madera que estaba empleando no se ajusta a los criterios de calidad que deseaba alcanzar, el nogal es muy bonito para superficies, pero para ésta tarea resulta deslucido, no conseguía buen acabado. Por esta razón me he pasado al cerezo, no sin haber valorado/consultado otras maderas, el primer paso parece satisfactorio pues resulta una madera mas generosa de trabajar en manejo y calidad del acabado.
Otro aspecto que me ha forzado al cambio es el buscar una adecuada construcción del barco situada en la época (S:XV). Hacer cuadernas simples con claras entre elementos, ha resultado ser un reto técnico que después de varias tentativas, y trabajarlo duramente, he conseguido encontrar la forma de hacerlo, controlando las dificultades, de momento funciona.

Uno de los errores que cometí sin darme cuenta fue la adecuación de la escala, al final no me cuadraban las medidas de grueso de las cuadernas, en la anterior ocasión emplee tabla de 5 mm de espesor, ello me llevó a crear un esqueleto con mas cuadernas de cuenta de las necesarias, y las del arrufo de popa y proa no conseguía darle al conjunto la forma adecuada, lo que evidentemente me llevaba a obtener un barco que no estaba de acuerdo a los planos ni a sus requerimientos .
Después de estudiar bien la escala llegué a la conclusión que el grueso de dichas cuadernas debería ser de 6 mm, esta mínima diferencia y que gran problema generaba.
El mercado de las maderas especializadas para estos trabajos es muy limitado, después de consultar catálogos y catálogos, solo encuentro tablas disponibles en grosores de 1 a 5 mm. Para obtener 6 mm, no me queda mas remedio que probar con tablas de 3 mm. que pegaré entre sí.
He retomado de nuevo el sistema de polígonos para confeccionar las cuadernas, sistema al que he adaptado alguna modificación para obtener unas cuadernas con el resultado deseado.








El procedimiento sería el siguiente: Sobre el plano de las cuadernas obtenemos las medidas de las piezas que van a componer varengas y genoles, obviamente son piezas diferentes en cada caso, como se aprecia en la foto obtengo dos piezas de 12 x 2 cm, que una vez unidas servirán para varenga, y otras cuatro de 7 x 3 cm que sirven para los genoles.
Una vez cortadas las piezas por pares, se pegan con una fina capa de cola blanca, y se las comprime bien con un sargento, dejándolas secar unas seis horas, un buen secado de la cola con este procedimiento, proporciona una consistencia como si fuera maciza. Esta tarea es conveniente hacerla cuando tengamos garantizado ese tiempo.







Una vez secas, sobre el dibujo de la cuaderna adherimos las piezas según se aprecia en la foto, alternado varenga y genol, por delante y por detrás de dicho dibujo. En el espacio que queda libre detrás de la pieza correspondiente a la varenga, pegaremos un trozo de madera de balsa, que nos servirá de refuerzo para una buena conducción de la sierra de marquetería durante el cortado de dicha pieza.
El que el papel esté adherido entre las dos piezas no es un inconveniente, toda vez que antes de cortar, y ya seca la cola, se reforzará la ligazón con dos clavos en cada una. Haremos una perforación inicial, empleando una broquita de 0,5 insertamos un clavo de 0,7 mm. Que entra bien ajustado y evitamos que la madera se abra por la presión del mismo. Una vez consolidada la unión pasamos a la sierra de marquetería, debemos tener especial cuidado al llegar a las uniones, la resistencia de la madera aumenta y es fácil que la hoja de la sierra se ladee y estropear el corte es fácil. Al realizar el trabajo de sierra se debe cortar siempre por el borde externo de la línea del dibujo porque después, si hay que lijar con cierta intensidad para pulir posibles imperfecciones, es mas fácil por el margen que hemos dejado.
Una vez cortada la cuaderna pasamos a la limpieza de la misma eliminando restos de papel y cola blanca, mojando con un poco de agua el papel pegado, en pocos instantes una vez empapado, con una cuchilla plana raspamos con el filo hasta dejarlo completamente limpio, y una vez seca la madera procederemos al lijado conveniente, y ya tenemos la pieza.








Para empezar las cuadernas maestra y tres de cuenta son completamente iguales, por lo que las he construido las cuatro y se han ensamblado, de esta forma obtengo la sección central desde donde partiré hacia popa y proa respectivamente con las demás cuadernas, punto en el que me encuentro ahora.











Continuará.
Publicar un comentario