No solo Modelismo Naval. La Historia tambien cuenta

Bienvenido a mi blog.
Aqui comentaré los trabajos de MN que efectúe de ahora en adelante y sobre los modelos que he construido anteriormente.

La Historia del mar y la navegación, tienen aquí su espacio.

Puedes opinar sobre lo que encuentres en este blog, sobre los modelos y los articulos que se publiquen.

domingo, 18 de mayo de 2014

Los restos de la Santa Maria

Es curioso: Según noticia publicada en "The Independent"  y recogida por el diario "La Vanguardia" Han hallado los restos de la Santa María en la costa norte de Haití. Un investigador Estadounidense llamado Barry Clifford asegura haber encontrado los restos de la Santa Maria, que por lo visto son restos de un naufragio ya conocida hace mas de diez años, nadie hasta la actualidad se había atrevido a decir que el pecio encontrado pertenecía a tal o cual embarcación.

Suponemos que esos restos, procedentes de algún naufragio de aquellos tiempos, pudieran pertenecer a una embarcación del S.XVI sin dudarlo ni un instante, pero asegurar que pertenecen a la emblemática nave de C. Colón es, a mi modo de ver, un atrevimiento muy sospechoso, que muy bien pudiera ocultar "otros intereses" distintos a los que son propios de una investigación científica.
No dudamos por un instante que el investigador crea en la ilusión de hallar unos restos, que casi con toda probabilidad, ya no existan por las siguientes razones:
Primero; La Santa María naufragó en aguas someras, para quien no sepa lo que es, somero es superficial, en una palabra, tocó fondo con alguna roca o Coral. Esto supone que no cayó al fondo, como se cree, sino mas bien embarrancó, rompiéndose la madera que configuraba el casco en los fondos de dicha embarcación.
En base a lo anterior se ha de decir que cualquier resto permanecería  en dicho fondo a una profundidad entre cuatro y seis metros. Las aguas de aquella zona son cálidas, mucho, permiten la proliferación de todo tipo de seres vivientes desde los peces hasta seres microscópicos. Pero vamos a centrarnos en determinados pobladores de esas aguas, y otros que la propia embarcación traía entre su tablazón.
La Broma o el Escaramuxo, como lo llama el propio Almirante. Es un caracolillo marino que se aloja dentro de la madera y que la va carcomiendo hasta destruirla, como si de una termita se tratase. La Nao Capitana no era inmune a dicha plaga, que obligada, periódicamente,  a carenar las naves para limpiar la madera del molesto caracol y reparar las partes mas afectadas del casco. Cualquier trozo de madera que repose en el fondo marino, y en condiciones favorables para la supervivencia del molesto molusco, termina por desaparecer víctima de la voracidad de dicho bicho.

Según el diario de Colón, construyeron el fuerte Navidad con los restos de la embarcación, para dar alojamiento a aquellos que no podían volver, por falta de espacio en las otras dos naves, La Pinta y la Niña. Obviamente el carpintero de a bordo desarrolló un impresionante trabajo de desmantelamiento de la nao, que, evidentemente, pudo ejecutar con cierta comodidad ya que con ella embarrancada recuperó prácticamente casi toda la madera. Habría una duda sobre si utilizó solo la madera que pertenece a la obra muerta, o empleó casi toda la que pudo recuperar, incluida la obra viva de la nave, algo nada difícil  a cuenta de lo poco profundo del lugar del naufragio. Esto nos hace suponer que no debieron dejar prácticamente ni una sola tabla en el agua, les hacía falta toda la posible.

Es menester hacer ver que las posibilidades de que ese pecio sea el de la Santa Maria son muy escasos por no decir casi nulos, es muy aventurado hacernos creer esa teoría, por la que tenemos escasas razones se convierta en realidad.
Publicar un comentario